Thursday, June 01, 2006

Chocar contra un poste

No sé cuantos de ustedes han chocado contra una combi o un bus de servicio público. Me pasó la semana pasada y recién me enteré en la comisaría y tras conversación con el representante del seguro que básicamente había chocado contra un poste. Nada de lo que hiciera en la comisaría haría que el individuo que manejaba el bus me pague por más que el tenía toda la culpa. Es decir había chocado contra un poste y encima uno misio. Les cuento esta historia porque conversando con muchos amigos tengo la impresión de que este domingo una buena parte del electorado siente que va a votar con ese mismo espíritu. Vamos a votar sabiendo que en realidad nos vamos a chocar contra un poste. Es obvio que no es lo que queríamos hacer, pero igual terminamos empotrados. Al final, el poste no nos devolverá los daños ocasionados y poco o nada ganaremos discutiendo quien tuvo la culpa.

Desde el lado de García y su aprismo sin APRA, resulta difícil de creer que el ex presidente sea capaz de mantener a raya a sus correligionarios que extrañan la miel del poder desde hace más de quince años. Además, resulta difícil de creer que Alan ya no es Alan. La semana pasada me refería a la propuesta de Humala de nacionalización con la metáfora del caramelo. Sobre García uno podría decir que hoy nos trata de vender su credibilidad a toda costa como si fuera un chicle. El problema es que la envoltura es nueva pero el contenido no. Chicle masticado no es lo mismo que chicle nuevo. Nos pide confiar en que no serán técnicos apristas los que conduzcan las principales decisiones sino técnicos con capacidad de decirle que no. Es decir, será un gobierno del APRA sin el APRA. ¿Y como toma esto el APRA?

Desde el lado de Humala y su ejército nacionalista, nos intentan vender el cuento que los inversionistas están dispuestos a ganar la mitad, a seguir las decisiones del gobierno en lugar de ellos administrar sus empresas y que no habrá batalla legal de por medio. Humala anima a los peruanos a empujar un auto sabiendo que va a chocar contra el poste. Si no funciona la receta le echará la culpa al poste por cruzarse en su cruzada nacionalista. La idea era que más peruanos se suban al auto del desarrollo no que vayamos rompiendo todo lo que está a nuestro paso en el intento.

Finalmente, esta semana tendré que ir al taller y pagar de mi bolsillo los daños causados por la irresponsabilidad de aquel conductor. Después del domingo pasaremos del tiempo de las propuestas a las acciones. Frente a los dos posibles escenarios no nos queda como ciudadanos sino mantener una actitud vigilante pero creo que es importante buscar de apoyar a quien resulta electo. El Perú no está pasando hoy por una crisis. Sin embargo, el Perú necesita realizar una transición de una situación en la que una amplia mayoría de la población no encuentra oportunidades a una en la que éstas se empiezan a abrir. El Perú necesita de un mejor Estado, no necesariamente de uno más grande o visible. El Perú necesita de todos sus ciudadanos y no sólo de los que tengan carné partidario. El 4 de junio decidiremos quien propondrá los cambios y las formas de llegar a nuevos objetivos. Pero ninguno de los candidatos podrá hacer lo que han propuesto por sí solos. Necesitamos buscar construir juntos el futuro y abandonar el absurdo enfrentamiento verbal de esta semana. El Perú sin duda es más grande que sus problemas.

Publicado en El Comercio, Junio 1, 2006

1 comment:

Franco Alberti said...

Profesor Morón:

Buscando información para mi trabajo final de Economía Pública, a través de Google, llegué a su Blog. Le escribo este comentario para felicitarlo por sus artículos, así como por la iniciativa de publicar sus opiniones en internet. Me dio bastante orgullo ver que mi profesor de Teoría Monetaria estaba presente en internet de esta manera. Simplemente felicitaciones profesor, y continue haciendolo pues no solo nos sirve de ayuda, sino que es muy interesante leer una opinión autorizada e informada en temas importantes.